Brasilia. Brasil está construyendo una "poderosa" estructura para la revitalización de la industria naval con la que aspira exportar barcos, dijo este lunes el presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva.

El mandatario recordó que en la década de 1970, Brasil era el segundo país más importante del mundo en producción de barcos, posición perdida a través de los años y que considera tiene oportunidad de volver a recuperar.

"Estamos construyendo una poderosa estructura para tener una poderosa industria naval en este país. Queremos ser exportadores de sondas, de plataformas y de barcos", declaró Lula en el programa de radio semanal "Desayuno con el Presidente".

La afirmación tiene lugar pocos días después de la inauguración, en el estado de Pernambuco, del primer barco petrolero construido en el país en 13 años.

Según Lula, la embarcación tiene dos veces y medio el tamaño del estadio de fútbol Maracaná y se llama Joao Candido, un marinero negro que lideró la Revuelta de Chibata, a comienzos del siglo XX.

"En el 2000 teníamos sólo 1.900 trabajadores en la industria naval, en la década de 1970 teníamos 50.000 trabajadores y ahora tenemos 45.000 trabajadores otra vez", comparó, usando como referencia el año 2000, cuando era presidente Fernando Henrique Cardoso.

Lula citó a la generación de empleos, el uso del acero producido en el país y al ahorro de pagos a barcos extranjeros por el transporte de cargas brasileñas como algunas de las ventajas de la revitalización de la industria naval.

"O sea, hay IN ventajas de que produzcamos barcos aquí", afirmó.