Río de Janeiro. La Universidad Federal de Río de Janeiro (UFRJ) dio inicio a las obras para construir el primer tren de levitación magnética de Brasil, que conectará inicialmente algunas edificaciones del campus universitario y servirá para probar una tecnología desarrollada por investigadores brasileños.

La previsión es que en cerca de un año, antes del Mundial que Brasil organizará en 2014, los estudiantes y visitantes puedan usar el primer prototipo del tren magnético para movilizarse por el campus, informó hoy la Fundación de Apoyo a la Investigación en el Estado de Río de Janeiro (Faperj), que financia la iniciativa.

Las obras civiles fueron iniciadas por una de las estaciones de embarque, pero los responsables por la tecnología ya construyen en sus laboratorios, con fibra de vidrio y resina de poliéster, los cuatro módulos que servirán como vagones y que tendrán capacidad para 30 pasajeros.

El tren fue concebido como un modelo para el transporte público urbano de eficiencia energética, bajo costo y ecológicamente correcto, ya que no emite gases contaminantes ni ruidos, no está equipado con ruedas y puede aprovechar vías férreas ya existentes.

Según los ingenieros que lo diseñaron, el primer tren magnético brasileño posee una eficacia energética casi veinte veces mayor que un autobús a diesel.

El tren brasileño de levitación magnética, conocido como Maglev Cobra, es una iniciativa del Instituto de Posgraduación y Pesquisa en Ingeniería (Coppe) de la UFRJ e inicialmente estará constituido por un circuito piloto de 200 metros de extensión.

Según sus creadores, el Maglev Cobra es un tren impulsado por fuerzas magnéticas atractivas y repulsivas que se activan a partir de superconductores y, con cuatro módulos autopropulsores, tendrá capacidad para transitar inicialmente a una velocidad máxima de 30 kilómetros por hora.

La gran innovación de la tecnología es que garantiza la levitación magnética del vehículo mediante superconductores e imanes de tierras raras que son refrigerados con nitrógeno líquido a una temperatura de -196 grados centígrados.

El tren fue desarrollado por investigadores del Laboratorio de Aplicaciones de Superconductores (Lasup) de la Coppe y recibió una inversión inicial de 10,5 millones de reales (unos US$5,3 millones).

"El Maglev-Cobra coloca a Brasil en un lugar de destaque en el desarrollo de tecnologías de levitación", según el profesor Richard Stephan, coordinador del equipo que trabaja en la iniciativa.

El Maglev-Cobra, bautizado así por su capacidad para serpentear por curvas con rayo de hasta 30 metros, compite con sistemas semejantes ya desarrollados en China y Alemania, que utilizan sistemas electromagnéticos y electrodinámicos respectivamente.

El gobierno regional de Río de Janeiro ya manifestó su interés en utilizar el sistema de transporte en una línea expresa entre los aeropuertos de Galeao y de Santos Dumont.

Este tren puede costar un tercio de lo que valdría un metro para una ciudad brasileña debido a su bajo peso, a que utiliza vías elevadas y no subterráneas y a que consume cerca del 13% de la energía utilizada por un autobús urbano.

Mientras que el costo promedio de construcción del metro en Río de Janeiro es de cerca de 50 millones de dólares por kilómetro, el de el tren de levitación magnética es de US$16,5 millones por kilómetro.