Brasilia. Presionado por la creciente demanda interna, Brasil aumentó sus importaciones de etanol en los EE.UU. durante el 2010.

De acuerdo con el departamento de Comercio, se enviaron al mercado brasileño 70 millones de litros de combustible.

El 2009, las ventas habían ascendido a sólo un millón de litros, según informó el diario Exame.

Aunque la Asociación de Combustibles Renovables (RFA, por sus siglas en Inglés) insiste en su preferencia por el abastecimiento del mercado interno, durante los últimos años han estado marcados por la caída en el consumo de EE.UU. y aumento de la capacidad de producción de combustible.

En enero de este año, los EE.UU. se mostraron capaces de producir 10.6 mil millones de galones al año, destinados específicamente para mezclar con gasolina.

La caída en el consumo de combustible, debido a la lenta recuperación de la economía y el aumento de los precios internacionales del petróleo, también disminuyó las ventas internas de etanol.

Gran parte de la producción de combustible se ha desplazado a las exportaciones, facilitado por la debilidad del dólar.