Sao Paulo. El gobierno de Brasil está "sin apuro alguno" por aprobar la adquisición de activos en el país de Devon Energy por parte de BP por US$7.000 millones ya que evalúa el impacto del derrame petrolero de la firma británica en el Golfo de México, dijo el lunes el periódico Valor Economico.

La revisión del acuerdo, parte de una evaluación normal de las adquisiciones en la industria de la energía, también medirá la habilidad de BP por honrar los contratos ya que la compañía podría tener que crear un fondo de US$20.000 millones para pagar la limpieza del derrame, indicó Valor, que citó a Haroldo Lima, el jefe del regulador energético ANP.

No hay impedimentos actuales a la transferencia de activos a BP, dijo Lima, según Valor.

BP señaló en marzo que compraría intereses en 10 bloques de exploración en Brasil y otros en el Golfo de México y Azerbaián de Devon para ayudarle a reemplazar las reservas mermantes.

"Estamos analizando el acuerdo pero aún no decidiremos en el medio de este momento tan tenso y antes que los estudios sobre el derrame en el Golfo de México digan si las cosas van a empeorar," dijo Lima a Valor.

La mayoría de los bloques que están incluidos en el plan de transferencia están en fase exploratoria, a excepción del campo Polvo en la cuenca Santos que actualmente produce petróleo pesado, dijo Valor.

El jefe de relaciones institucionales de BP en Brasil, Ivan Simoes Filho, dijo a Valor que las finanzas de la empresa están "muy sólidas y (la compañía) tiene todas las capacidades disponibles para afrontar cualquiera de estos compromisos," dijo.

Ni ANP ni BP respondieron inmediatamente los pedidos para hacer comentarios. Un portavoz de ANP dijo a Reuters el 16 de junio que la revisión de la transferencia de activos no estaba relacionada al derrame petrolero de BP en el Golfo, que los especialistas tildan como el mayor desastre de la industria en la historia estadounidense.