Sao Paulo. Brasil ha importado más de 150 millones de litros de etanol estadounidense este año debido a que los productores buscan abastecer al mercado local durante el periodo entre cosechas de caña de azúcar, estimó este miércoles el director de un grupo del sector.

El volumen incluye varios embarques que llegaron al noreste del país y un cargamento de 40 millones de litros que se dirige al puerto de Santos, el principal de Brasil, y que está situado en la principal región productora de caña, en el centro sur.

El grupo Cosan compró el etanol que se espera que llegue al puerto de Santos en abril.

Futuros negocios, sin embargo, dependerían de la diferencia de precios entre Brasil y Estados Unidos. Tras una reciente caída en los precios del etanol estadounidense, la diferencia ahora es suficientemente amplia como para hacer las importaciones más viables, dijeron operadores.

"El cierre de nuevos negocios de importación no es tan simple porque si los precios (en Brasil) caen entre la partida de los barcos desde Estados Unidos y su arribo en Brasil, la diferencia podría disminuir", dijo el ejecutivo, que solicitó el anonimato.

El producto demora más de 30 días para llegar a Brasil y realizar cobertura de precios, que pueden ser muy volátiles en el país estadounidense, no es fácil.

El actual diferencial en precios, sin embargo, es muy atractivo para los importadores.

Pero con la expectativa de que varios ingenios azucareros comiencen la molienda de la cosecha de caña 2011/2012 en las próximas semanas, los precios deberían comenzar a caer cuando el combustible de la nueva temporada llegue al mercado.

Una diferencia en especificaciones técnicas entre los dos productos también hace la operación más compleja. Una vez que el combustible llega a Brasil, debe ser reprocesado para cumplir con requerimientos locales.

El aumento de importaciones tiene lugar en momentos en que el Gobierno brasileño, preocupado por la inflación, presiona a la industria para comenzar a cosechar caña antes del comienzo oficial del 1 de abril, para reducir los precios del etanol en las estaciones de combustible.

Las importaciones desde Estados Unidos, que comenzaron en el 2010, son las primeras desde 1994, dijo Datagro.

La cosecha de caña menor a lo esperado el año pasado debido al clima seco y la fuerte demanda por combustibles contribuyó al ajustado suministro de etanol en el período entre zafras.