Rio de Janeiro. El grupo de granos chino Chong Qing Grain Group planea invertir 4.000 millones de reales (US$2.400 millones) en un complejo agrícola en el noreste de Brasil, informaron funcionarios del estado de Bahia este lunes, con lo que expandirá la presencia de China en ese país.

La inversión incluirá una planta de procesamiento de soja, una terminal de almacenamiento de la oleaginosa y una planta de procesamiento de fertilizantes, afirmaron los funcionarios, y se espera que la construcción del complejo comience en mayo.

El acuerdo será firmado formalmente durante una cumbre del grupo de potencias emergentes conocido como BRIC (Brasil, Rusia, India, China) en abril.

Brasil, uno de los principales exportadores mundiales de materias primas, está tratando de aumentar la transformación a nivel local de estos productos para agregar más valor y crear más empleos, y ha estado tratando de atraer ese tipo de inversiones con ese propósito.

"No queremos vender simplemente (soja). Queremos procesarla. Los chinos vienen para crear un polo industrial para el procesamiento de la soja", dijo Josalto Alves, vocero del secretariado de agricultura del estado de Bahia, donde estará la nueva planta.

Alves sostuvo que la inversión es especialmente bienvenida debido a que el estado carece de capacidad para el procesamiento de soja.

China se ha convertido en un inversor clave en el creciente sector de materias primas de Brasil mientras la segunda mayor economía del mundo busca nuevas fuentes de materias primas para sus florecientes industrias.

Grandes compras de mineral de hierro y granos de soja, entre otros bienes, han convertido a China en el principal socio comercial de Brasil, con lo que ha desplazado a Estados Unidos de ese sitial.

La compra de grandes extensiones de tierras agrícolas ya no es una alternativa de inversión para los chinos ni para otras firmas extranjeras, dado que el gobierno impuso restricciones el año pasado sobre el área de tierra que puede ser comprada por extranjeros.