El paso de importador a ser una de las mayores fuerzas de exportación de alimentos en el mundo, es el sueño que logró cumplir Brasil después de 35 años.

Así lo explicó la empresa química brasileña BASF en un video, mostrado por ABC, donde muestran la relevancia agrícola del país, que ha destinado al sector  9% de la totalidad de su gran territorio.

El avance del país en la industria queda en evidencia al explicar que “en 1940 la producción en promedio de un solo agricultor podía alimentar a unas 19 personas; en 1970 un agricultor producía alimentos para 73 personas; y en 2010, las personas que se vieron beneficiadas de un solo agricultor saltó al no despreciable número de 155”.

Además, destacan que la agricultura brasileña no sólo sirve para producir alimentos, también energía. De hecho, se elabora etanol de caña de azúcar y su consumo en el país superó al de gasolina el año pasado.