Brasilia. Brasil registró en septiembre, hasta el día 17, una entrada de dólares que triplicó lo verificado en el resto del año, dijo el martes el Banco Central, a pocos días de una gigantesca oferta de acciones de la petrolera Petrobras.

El flujo cambiario de Brasil arrojó un saldo positivo de US$11.135 millones, dijo la autoridad monetaria, frente a poco menos de US$3.500 millones desde enero a agosto del 2010.

Los inversores extranjeros han inundado el país con dinero antes de la enorme oferta de acciones de la estatal Petrobras que, si se cumplen las expectativas, podría recaudar el jueves hasta US$79.000 millones en la que sería la mayor colocación accionaria de la historia.

Fuerte apreciación del real. Esta enorme inversión ha provocado que la moneda local, el real, se apreciara más de un 4% desde fines de junio, perjudicando a los exportadores, cuyos productos se han vuelto menos competitivos en el exterior.

Este mes, Goldman Sachs calificó al real como la moneda más sobrevalorada del mundo.

Las autoridades brasileñas han respondido comprando dólares agresivamente en el mercado de cambios a la vista a través de subastas diarias, en un intento por debilitar a la moneda.

El Banco Central también dijo que compró US$5.874 millones en el mercado de cambios a la vista en los primeros 17 días de septiembre, en el marco de sus esfuerzos por acumular reservas internacionales y absorber el fuerte flujo de divisas estadounidenses a la plaza local.

Eso la perfila como la mayor compra mensual de dólares del Banco Central desde octubre del 2009 y aún quedan dos semanas para que termine el mes.

En su último intento por frenar la escalada del real, el gobierno autorizó este lunes a su Fondo de Riqueza Soberana a comprar dólares.