Sao Paulo. Brasil planea gastar US$6.000 millones en un proyecto para proteger sus fronteras del contrabando y el tráfico de armas, informó el domingo el diario Folha de S. Paulo.

El sistema denominado Sisfron, que se espera esté listo para el 2019, sería financiado recursos externos de largo plazo, señaló el periódico.

El dinero recaudado sería gastado en radares, vehículos blindados y aeronaves no tripuladas que patrullarían principalmente áreas fronterizas remotas en la selva amazónica.

La brasileña Embraer, tercer mayor fabricante mundial de aviones, y compañías de defensa extranjeras han recibido información sobre el proyecto y tienen hasta fines de enero para entregar sus propuestas.

Lo mismo ha sucedido con las compañíasalemanas Rheinmetall y Rohde & Schwarz, las estadounidenses Harris Corp y Rockwell Collins, la francesa Thales, la israelí Elbit Tadiran, la italiana Selex y Cassidian (filial de defensa y seguridad del grupo aeroespacial europeo EADS). Y también con la firma española Indra y la sueca Saab AB.

El gobierno ve la entrada de armas y bienes de contrabando a través de las fronteras de Brasil con países como Colombia, Venezuela y Perú, como la mayor amenaza de seguridad nacional, señaló Folha.

Controles fronterizos más estrictos también impedirían que muchas armas terminen en lugares como Río de Janeiro, una ciudad que el Gobierno está intentando sanear desesperadamente antes de que sea sede de los Juegos Olímpicos en el 2016.