Brasilia. La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, autorizó este jueves la apertura de la 11 rondas de licitaciones de bloques exploratorios de petróleo, informó el ministro de Minas y Energía, Edison Lobao, tras una reunión con la mandataria.

Según Lobao, la fecha divulgada en 2012 para la realización de la nueva ronda de licitaciones, mayo de 2013, será mantenida, aunque la cantidad de bloques disponibles (en tierra y mar) fue reducida de 174 a 172 por razones ambientales.

En noviembre serán realizadas nuevas licitaciones, incluyendo por primera vez bloques de los campos presal, en el lecho submarino continental del país.

Lobao dijo también que la presidenta autorizó el cancelamiento de la octava ronda de licitaciones, del presal, suspendida por la Justicia desde 2006.

Dijo que esa licitación no era legítima porque el gobierno había aprobado un nuevo marco regulatorio para la explotación en aguas profundas, lo que impedía firmar contratos en el modelo de concesión cuando la nueva ley prevé el régimen de participación (donde la propiedad de las reservas permanece con el Estado).

El ministro descartó que la discusión entre diversos estados brasileños sobre la distribución de los royalties del petróleo presal pueda dificultar las licitaciones.

Anunció, además, que Brasil comenzará a explotar gas de esquisto, para lo que una licitación será abierta en diciembre.

El gas de esquisto, también conocido como gas pizarra ("shale gas"), es una forma del hidrocarburo natural que se extrae de terrenos donde abunda el esquisto, una densa roca sedimentaria donde el combustible se encuentra aprisionado.

Ese tipo de gas podrá ser utilizado como materia prima para la producción de componentes básicos de la industria petroquímica brasileña.