La petrolera estatal brasileña Petrobras ha importado 11 barcos de carga de gas natural licuado a Brasil en lo que va de este año, menos que los 36 comprados en 2010, al subir los niveles de la energía hidroeléctrica, dijo este martes el gerente de comercialización de GNL de la compañía, Marcio Demori.

Brasil comenzó a importar gas natural licuado en 2009, pero las fuertes lluvias y el incremento de la producción hidroeléctrica redujeron la demanda por ese combustible, llevando a que se realizaran solo 9 importaciones este año.

Las bajas lluvias de 2010 aumentaron la dependencia del GNL para la generación de energía, pero la mejora de los niveles de las represas este año provocó una caída en la demanda por ese gas.

"En julio, recibimos una licencia re-exportadora en Brasil y hemos exportado dos cargueros desde entonces a los mercados mundiales", dijo Demori en una cumbre sobre gas celebrada en Roma.

A diferencia de Estados Unidos, las re-exportaciones desde Brasil no se volverán una técnica comercial cotidiana para capturar los mercados de alto valor en Asia, aseguró Demori.

En cambio, serán usadas para administrar la oferta y la demanda.

La tercera mayor terminal importadora de GNL de Brasil, ubicada en Bahía, estará lista a fines del 2013-principios del 2014, dijo el ejecutivo. Esta terminal duplicará la capacidad instalada del país para importar.