Sao Paulo. Brasil importó ayer energía de Argentina para reforzar el abastecimiento en horario pico, un día después de que once estados brasileños sufrieran de un apagón, informó hoy el Operador Nacional del Sistema Eléctrico (ONS).

De acuerdo con el órgano federal responsable por la gestión de la energía en el país, Brasil solicitó una media de 165 megavatios el martes, lo que corresponde al 0,22 % de la energía consumida en el país ese día.

La ONS informó en un boletín que el pedido de energía fue realizado para reforzar la oferta en las regiones sureste y centroeste del gigante latinoamericano, cuyos reservorios se encuentran en mínimos debido a la falta de lluvias en 2014.

Este procedimiento se enmarca dentro de un acuerdo operacional firmado en 2006 entre Brasil y Argentina, el cual permite que un país pueda solicitar al otro el envío de un volumen determinado de energía en "ocasiones especiales".

La ONS precisó en un comunicado que "el intercambio de energía, en los dos sentidos, ha sido adoptado en diversos momentos a lo largo de la vigencia del acuerdo".

La noticia de la importación de energía procedente de Argentina trascendió un día después de que el ministro de Minas y Energías de Brasil, Eduardo Braga, ofreciera una rueda de prensa para explicar los motivos que produjeron una falta de abastecimiento en once estados brasileños el lunes.

Braga señaló que todo comenzó por una falla en un equipo de transmisión, negó una falta de energía en Brasil, descartó un posible racionamiento y subrayó la "robustez" del sistema eléctrico brasileño.

Según explicó la ONS el lunes, la falta de energía estuvo desencadenada por una falla en la transferencia de energía de las regiones norte y nordeste hacia el sudeste, así como por el aumento de la demanda en horario pico.

El problema causó una caída en la frecuencia eléctrica y los generadores de varias centrales se desconectaron de forma automática como medida de protección, lo que provocó una disminución de la energía en un momento en el que la demanda continuaba alta debido al fuerte calor.

Para evitar que más centrales se desconectaran, causando un colapso del sistema, la ONS obligó a varias distribuidoras a cortar la energía en varios puntos del país con el fin de reducir la demanda y normalizar la frecuencia eléctrica.