Sao Paulo. Brasil inauguró el lunes ocho centrales termoeléctricas de bagazo de caña de azúcar, en el marco de los esfuerzos del país latinoamericano por complementar la matriz hidroeléctrica con otras formas de energía renovable.

Las ocho plantas a biomasa tienen una capacidad combinada de 543 megawatts, según un comunicado del Ministro de Minas y Energía.

Una de las plantas pertenece a Cosan SA (CSAN3.BR), el productor de etanol y azúcar más grande del mundo.