Sao Paulo. Brasil exportó en julio 2,07 millones de sacos de café de 60 kilos, que representan un leve incremento del 0,7% en comparación con el mismo mes del 2011, según los datos divulgados por el Consejo de Exportadores de Café (CeCafé).

En el primer mes de la cosecha 2012-2013, las exportaciones brasileñas del grano sumaron US$428,8 millones, cifra inferior en un 20,4% a la de julio del año pasado, reseñó el balance mensual de la patronal.

Para el presidente del CeCafé, Guilherme Braga, en esta cosecha que se inicia, Brasil debe invertir en la producción de café de calidad, con mayor valor agregado, para obtener resultados en la facturación como en las dos cosechas anteriores.

En la cosecha, apuntó Braga, no podremos contar con un volumen altamente considerable, pues no sabemos todavía cómo serán los impactos de las lluvias en las regiones productoras.

En julio, el 83,7% del grano exportado fue del tipo arábigo, el de mayor calidad; el 11,8% de la variedad soluble, el 4,3% robusto y el 0,2% restante molido y tostado.

En los siete primeros meses del 2012, Estados Unidos encabezó las compras del café brasileño con 2,69 millones de sacos, seguido por Alemania, con 2,61 millones de sacos e Italia (1,3 millones de sacos).

Brasil es el mayor exportador de café del mundo que aporta un tercio de la producción global, siendo EE.UU. y Europa los principales compradores del grano brasileño.