La empresa brasileña Nanox obtuvo la autorización de la agencia que regula los alimentos y las medicinas en Estados Unidos (FDA) para comercializar en el mayor mercado mundial una tecnología que desarrolló para aumentar la vida útil de los alimentos.

Se trata de un material bactericida para ser aplicado en los embalajes plásticos con que se envuelven los alimentos, informó la Fundación de Apoyo a la Investigación en el Estado de Sao Paulo (Fapesp), la entidad que financió el proyecto.

El material es la última versión de una línea de antibióticos inorgánicos bautizada como NanoxClean que la empresa comenzó a desarrollar en 2005.Los productos fueron fabricados a partir de partículas a escala nanométrica de plata en las que fueron identificadas propiedades bactericidas, esterilizante y antimicrobianas.

El material fue pensado inicialmente para ser aplicado en superficies metálicas, como instrumentos médicos y odontológicos, así como en resinas, cerámicas y purificadores de agua.

Nanox obtuvo en 2007 la certificación de la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa) de Brasil para la aplicación del producto en plásticos utilizados para embalar y conservar alimentos.

Según el director de la Nanox, Luiz Gustavo Pagotto Simoes, el material, que puede ser aplicado en cualquier tipo de plástico, incluyendo sacos de supermercado, impide que los alimentos sean descompuestos por microorganismos y, de esa forma, aumenta su vida útil.

"Un producto que duraba seis meses, por ejemplo, puede tener una vida útil de entre ocho meses y un año si es embalado en el material bactericida", explicó Simoes.

La empresa brasileña, además, contará con la ayuda de especialistas del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT) para desarrollar su plan de negocios en Estados Unidos, gracias a un acuerdo con la Global Entrepreneurship Lab (G-LAB) de la Escuela de Administración del MIT.

El primer paso en el plan de negocios será la apertura de una subsidiaria en Estados Unidos con el fin de atraer inversores que garanticen la viabilidad de la operación.

"Ya conversamos con representantes de algunos fondos de inversión del Valle del Silicio para ayudar a desarrollar toda la parte estructural de la subsidiaria que pretendemos abrir en Estados Unidos", afirmó Simoes.

Pese a que la empresa es la única fabricante del producto en Brasil, en el exterior compite con industrias japonesas y alemanas que desarrollaron tecnologías semejantes también a base de partículas nanométricas de plata.

No obstante, la tecnología de la empresa brasileña, que ya exporta la innovación a México e Italia, utiliza entre diez y quince veces menos material de plata que las otras empresas.