Brasilia. La coordinadora general de Análisis de Infracciones en la Agricultura e Industria de la Secretaría de Derecho Económico (SDE) del Ministerio de Justicia de Brasil, Marcela Gomes, manifestó su preocupación sobre la concentración existente en dos empresas del sector cárnico, por lo que adelantó de una eventual investigación judicial.

Gomes declaró que hay "un poder significativo de compra en dos de los frigoríficos del Servicio de Inspección Federal (SIF) y es aún más lesivo que el poder de venta", dijo la funcionaria, según citó EuroCarne.

Ante una investigación, la indagación podría afectar a empresas como JBS, Marfrig o Minerva, las cuales son sindicadas de controlar los precios del alimento debido a la reducida cantidad de compradores.

En su defensa, la Asociación Brasileña de Industrias Exportadoras de Carne (Abiec), declaró a través de su presidente, Fernando Sampaio, que la concentración no existe y que productos como la soja y la naranja están en peores condiciones, ya que poseen "tres o cuatro compradores".

La última vez que el organismo recomendó supervisar al mismo sector fue en 2006 cuando exigió al Consejo Administrativo de Defensa Económica una investigación que duró 17 meses, la cual involucró a las firmas Minerva, Mataboi, Estrela D'Oeste, Marfrig, Friboi, Bertin, Frigol y Franco Fabril.