Petrobras y Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) acordaron una pago de US$320 millones por el “gas rico” boliviano que la empresa brasileña importó en las gestiones 2008-2009. El desembolso se hará en los próximos meses y es el segundo que realiza la petrolera brasileña.

El 18 de diciembre de 2009, el presidente de Petrobras, Sergio Gabrielli, y su par de YPFB, Carlos Villegas, firmaron la cuarta adenda al contrato GSA de compra-venta de gas entre ambos países (Gas Supply Agreement, por sus siglas en inglés) que incluye un sistema de pagos hasta el 2019 y uno retroactivo al 2007 por la exportación de “gas rico” con componentes licuables.

“Por la gestión 2007, la empresa pagó US$100 millones. Por la gestión 2008-2009 hemos cerrado con Petrobras un valor aproximado de US$320 millones, monto que tiene que hacer efectivo en el transcurso de estos meses. (Con esto) quedaría pendiente el pago por las exportaciones de ‘gas rico’ del 2010”, informó ayer Villegas.

Causa de demora en pagos. La demora de casi tres años para la firma de la adenda se debe, principalmente, al desacuerdo de Petrobras para firmar un convenio que, en los hechos, hará que Brasil pague más por el mismo gas. Sin embargo, la firma de la adenda —impulsada por ambos gobiernos— reconoce la necesidad de compensar los líquidos (gasolina natural, propano y butano) asociados al gas exportado al Brasil, en un margen de US$100 a US$180 millones por año.

La cantidad “no es la óptima, pero es algo que al menos antes no nos reconocían”. No obstante, “tenemos que renegociar esta situación, una vez concluya el contrato”, indicó Villegas.

Según el acuerdo, desde el 2007 hasta el 2012, Petrobras pagará a YPFB el poder calorífico del gas natural por encima de las 1.034 BTU/pc (Unidad Térmica Británica por pie cúbico) y a partir del 2013, hasta el 2019, reconocerá 1.000 a 1.034 BTU/pc, esto implica que el monto compensatorio que la transnacional brasileña pagará a Bolivia variará anualmente.

Mientras no se construya la Planta de Separación de Líquidos de Río Grande (Santa Cruz), “vamos a seguir entregando ‘gas rico’ al Brasil (...). Actualmente, el gas que enviamos a ese país tiene 1.060 de BTU por pie cúbico”, manifestó el presidente de YPFB.

Acuerdo. De acuerdo al contrato GSA, Bolivia debe enviar al Brasil un volumen mínimo de 24,06 millones de metros cúbicos día (MMmcd) de gas natural y un máximo de 31,5 MMmcd. El convenio con Argentina, por su parte, establece un tope de exportación de 7,7 MMmcd y un mínimo de 5 MMmcd.

El poder calorífico extra enviado a ambos países “se materializa en Gas Licuado de Petróleo y gasolina”, explicó el ejecutivo de la petrolera estatal. La compensación inicial que se esperaba recibir era de al menos US$1.200 millones y se tenía previsto que los recursos serían invertidos en el fortalecimiento de planes de desarrollo y expansión de la industria petrolera.

Petrobras genera el 58,8% de la producción de gas y petróleo de Bolivia (37,34% en Sábalo y 23,74% en San Alberto). Su aporte en la producción subió de 13,5% a 58,8% entre el 2001 y el 2008. De acuerdo con los planes de desarrollo de campos en curso, San Alberto incorporará en enero y marzo, respectivamente, los nuevos volúmenes de producción provenientes de los pozos SAL 15 y SAL 17, informó YPFB.

Desde el 1 de febrero de este año, Bolivia regularizará los volúmenes contractuales de gas enviados al Brasil y a la Argentina, toda vez que concluirá el mantenimiento de las plantas de procesamiento de los megacampos San Alberto y San Antonio.