Sao Paulo. Brasil prepara un plan para vender contratos para mantenimiento de autopistas sin peajes a 10 años, tras dar en concesión la expansión y el manejo de tres grandes aeropuertos y una carretera en el 2012, publicó un diario local este jueves.

El gobierno espera otorgar en una concesión el mantenimiento y la mejora de algunas autopistas federales en el 2012 a través de un modelo en el cual el usuario no paga peaje, indicó el diario Estado de Sao Paulo citando al director ejecutivo del Departamento Nacional de Infraestructura y Transportes, Tarcisio Gomes de Freitas.

Este modelo para las concesiones de autopistas ha sido exitoso en varios países y es conocido como "peaje sombra", ya que el costo de las mejoras y el mantenimiento de las autopistas se transfiere a quienes pagan impuestos y no directamente al usuario de la vía.

En el nuevo modelo de licitación, el gobierno pagaría al oferente menos costoso por la operación y la mejora de las autopistas federales, muchas de las cuales no tienen suficiente tránsito como para atraer a inversores.

La mayoría de las autopistas con elevado flujo de tránsito de Brasil ya están bajo concesión con peajes.

Este modelo para las concesiones de autopistas ha sido exitoso en varios países y es conocido como "peaje sombra", ya que el costo de las mejoras y el mantenimiento de las autopistas se transfiere a quienes pagan impuestos y no directamente al usuario de la vía.

Las fuertes ventas de automóviles junto con el crecimiento en los ingresos disponibles para la clase de media de Brasil generaron un aumento en el uso de autopistas.

El modelo de "peaje sombra" tiene su atractivo en países como Brasil, donde la oposición política a privatizar los activos nacionales ha sido fuerte.

Pese a la aversión del gobernante Partido de los Trabajadores a la venta de activos del Estado, el gobierno recaudó US$14.000 millones al ceder derechos de concesión a inversores privados para mejorar y operar tres de los principales aeropuertos en el 2012.

En enero, el gobierno de la presidenta Dilma Rousseff otorgó una concesión para construir y operar una autopista en Espirito Santo a Ecorodovias, en la primera licitación de este tipo desde el 2009.

La firma constructora española OHL es también uno de los grandes concesionarios de autopistas en Brasil.

Las recientes concesiones otorgadas a grandes compañías de la construcción y a contratistas internacionales son vistas como una señal de que el gobierno de Rousseff busca un abordaje más enfocado al mercado de los atascos que por décadas han afectado las inversiones en la subdesarrollada infraestructura de Brasil.

El Ministerio de Transporte y el Departamento de Infraestructura y Transporte de Brasil no estuvieron inmediatamente disponibles para realizar comentarios.