Brasilia. Brasil anunciará en las próximas semanas la inversión de 15.000 millones de reales (US$7.200 millones) en obras urbanas viales y de servicios básicos, dijo el miércoles el ministro de Ciudades, Aguinaldo Ribeiro.

El plan de inversión asignará 5.000 millones de reales para pavimentar caminos y 10.000 millones de reales para obras de sanidad básicas en momentos en que Brasil se prepara para elecciones municipales en octubre y la presidenta Dilma Rousseff intenta reactivar el crecimiento económico, que la ayudó a ganar el máximo cargo.

Los fondos que provendrán del Tesoro se sumarán a los 50.000 millones de reales que el gobierno ya asignó para los llamados paquetes de aceleración económica que apuntan a la infraestructura en preparación para la Copa Mundial de fútbol del 2014 y los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro en el 2016.

Los economistas consideran que inversiones en carreteras, aeropuertos, puertos, alcantarillados y otras obras de infraestructura son esenciales para colocar a Brasil en la vía del crecimiento sustentable, después de grandes reformas macroeconómicas en la década de 1990 y el surgimiento de una nueva clase media en la década pasada.

El gobierno ha estado intentando reactivar la economía mediante la reducción de las tasas de interés y el debilitamiento de la moneda local después de que el crecimiento casi cayó a terreno negativo a fines del año pasado y le ha costado rebotar de nuevo.

Las elecciones municipales serán vistas por analistas como un referéndum sobre el gobierno de Rousseff, que lleva 18 meses de su primer mandato de cuatro años.