Sao Paulo. Trabajos de construcción previos a la Copa Mundial de Fútbol 2014 y a los Juegos Olímpicos 2016, el rápido crecimiento económico y una sólida industria automovilística asegurarán una mayor demanda de productos de cobre en Brasil, dijo este jueves el jefe de la principal asociación cuprífera.

El sector del cobre en Brasil, representado por la asociación industrial Sindicel, registró una esperada baja en 2009, de alrededor de 15% de volumen de ventas físicas, pero espera una firme recuperación este año.

"Creemos que podemos volver a los niveles del 2008, olvidando que 2009 existió", dijo a Reuters el presidente de Sindicel, Sergio Aredes, en una entrevista telefónica.

"Será un muy buen año, creo, pero la perspectiva para los próximos años es aún mejor", afirmó.

La demanda de productos de cobre en Brasil tiende a seguir de cerca el desempeño general de la economía del país. Años de fuerte crecimiento en Brasil fueron interrumpidos sólo el año pasado por una breve recesión provocada por la crisis económica.

Aredes dijo que las ventas de productos en 2010, incluyendo cables y artículos semielaborados, contendrá alrededor de 400.000 toneladas de cobre, luego de que la cantidad usada cayera a cerca de 360.000 toneladas en 2009.

Comparativamente, las ventas en 2008 alcanzaron cerca de 430.000 toneladas del metal.

Según Aredes, la fuerte demanda de algunos de los sectores, además de construcciones e inversiones en el marco de los dos eventos deportivos mundiales, van a asegurar una demanda firme por varios años, particularmente después del 2010.

"La industria automovilística está tratando de aumentar sus exportaciones (...) la construcción civil volverá y hay muchas exploraciones y producción petrolera que demandarán cobre y cables de todo tipo", afirmó Aredes.

"Las plantas siderúrgicas y la generación y transmisión de energía demandarán un montón de cables", agregó.

El presidente de Sindicel dijo que el sector automotor de Brasil siguió siendo una fuente importante de demanda de cobre en 2009, luego de que el gobierno recortó impuestos sobre autos nuevos, impulsando las ventas de vehículos a un nivel récord en un momento.

La construcción de tres nuevas líneas del tren subterráneo en Sao Paulo y más proyectos ferroviarios en otras grandes ciudades también impulsarán la demanda del metal, afirmó.