Brasilia. El gobierno de Brasil ha reiterado el anuncio de que licitará en diciembre próximo la concesión al capital privado de tres aeropuertos: el de Brasilia, Guarulhos y Campinas, estos dos últimos en el estado de São Paulo, que se ampliarán para el Mundial de Fútbol del 2014.

El ministro jefe de la Secretaría de Aviación Civil, Wagner Bittencourt, ha informado que las obras de ampliación y modernización ya se iniciaron en ocho de los 13 aeropuertos que serán reformados a un costo equivalente a US$3.800 millones, y que el gobierno no tiene dudas de que todas las obras serán concluidas antes del inicio del Mundial de Brasil.

Además, el país sudamericano fue elegido para organizar los Juegos Olímpicos del 2016, que exige a las autoridades del gobierno a actuar con mucha prontitud para cumplir con los requisitos impuestos al país.

De todas maneras, estas inversiones gigantescas serán las nuevas bases del tremendo crecimiento económico que está registrando Brasil que, de alguna u otra manera, tendrá sus efectos beneficiosos en naciones vecinas.

La primera subasta de concesión de aeropuertos brasileños se realizó el 22 de agosto pasado, y el consorcio brasileño-argentino Inframérica se adjudicó el derecho a concluir la construcción de un nuevo aeropuerto en la nororiental ciudad de Natal, una de las 12 sedes del Mundial, y operarlo al menos por un lapso de 25 años.