Río de Janeiro. El ministro brasileño de Agricultura, Blairo Maggi, dijo este miércoles que el país puede generar negocios hasta por US$2.000 millones con Asia entre nuevos mercados e inversiones, luego de la gira que realizó a principios de este mes por ese continente.

"Es una expectativa. El gobierno estimula el sector (productivo) y crea reglas. Pero quien hace la negociación es la iniciativa privada", dijo Maggi en la rueda de prensa sobre el viaje que hizo por China, India, Vietnam, República de Corea, Myanmar, Tailandia y Malasia.

Según Maggi, unos 500 empresarios de los siete países conversaron con la delegación brasileña, que partió con la intención de elevar de 7 a 10% la participación del país en el comercio agrícola mundial.

En China, los empresarios brasileños negociaron la venta de granos, carnes, pescados, frutas, café y azúcar.

En Myanmar se reabrieron las licencias para la importación de carnes, frutas y granos brasileños.

En Vietnam se reabrió el mercado para las carnes porcina, bovina y de pollo y se iniciaron negociaciones para la venta de productos lácteos brasileños al país asiático.

En Malasia, la delegación brasileña amplió el mercado de carne de aves y se acordó negociar la exportación de bovinos vivos, carne bocina y material genético bovino (embrión y semen).

En India, los empresarios brasileños negociaron la venta de varios productos como la madera, cuero y pescados y se anunció que la empresa india UPL invertirá unos US$310 millones para construir una fábrica de ingredientes activos de agroquímicos en Brasil.

En Tailandia, la misión brasileña abrió las negociaciones para vender carne bovina y harina para ración, mientras que en República de Corea se ultimaron detalles para la habilitación de carne porcina de exportación.

Durante la gira por Asia, Maggi presentó el potencial agropecuario de Brasil, mayor exportador mundial de soya en grano, café, azúcar, zumo de naranja y carne de pollo.

"El país tiene regularidad en la producción y en la entrega de los productos en el exterior", resaltó el ministro.  

El responsable de Agricultura, Pesca y Agropecuaria destacó el potencial del mercado asiático para el consumo de alimentos.

"En 2030, el continente (asiático) tendrá una clase media de 3.200 millones de personas", por lo cual Brasil, uno de los principales graneros del mundo, se ha convertido en un socio estratégico para garantizar la seguridad alimentaria en Asia, agregó.