Brasilia. El gobierno brasileño propondrá una reducción del impuesto sobre el diésel PIS/Cofins en un intento por poner fin a una protesta nacional de camioneros contra los altos precios de los combustibles, lo que está afectando la actividad económica.

Las protestas que comenzaron este lunes están afectando el transporte de productos, desde autopartes hasta granos, interrumpiendo industrias como envasadoras de carne y fabricantes de autos y la distribución de bienes a los puertos.

La propuesta, que será presentada en el Congreso el próximo martes, llega en momentos en que los líderes plantearon un plan para eliminar el impuesto a los combustibles utilizando ingresos adicionales provenientes de impuestos sobre el salario para reducir los precios de los combustibles, dijo este martes a última hora el presidente de la Cámara de Diputados, Rodrigo Maia.

Desde principios de la semana, los conductores de camiones han estado realizando manifestaciones contra el alza de los precios del combustible de casi el 50% en menos de un año. Afirman que extenderán la protesta al miércoles después de considerar insuficiente una propuesta del gobierno para reducir sólo el impuesto al combustible CIDE.

ABCAM, el grupo de camioneros que organiza las protestas, dijo este martes que las manifestaciones continuarán y se quejó de que el CIDE representaba sólo una fracción de los impuestos a los combustibles diésel.

Según la compañía petrolera estatal Petroleo Brasileiro, conocida como Petrobras, los impuestos estatales y federales representan el 29% del precio final del diésel pagado por el consumidor.