Río de Janeiro. El gobierno brasileño anunció hoy que recibirá "inmediatamente" 1.400 millones de reales (US$444 millones) de la iniciativa privada por la concesión de la administración de los aeropuertos internacionales de Fortaleza, Porto Alegre, Salvador y Florianópolis.

     El gobierno firmó este jueves los contratos para la cesión de las cuatro terminales con las empresas ganadoras de la licitación, realizada en marzo pasado, ante la presencia del presidente brasileño, Michel Temer, y varios ministros y líderes empresariales.

     Temer aseguró que la licitación muestra el esfuerzo de modernización realizado por su gobierno y la confianza de los inversionistas en Brasil.

 Los grupos ganadores tendrán que invertir 6.600 millones de reales (US$2.100 millones) en las cuatro terminales.

     "Este acto demuestra el esfuerzo de modernización del gobierno para poner a Brasil en el siglo XXI. Las concesiones de estos aeropuertos son las primeras dentro del nuevo modelo de concesión, que es más racional, más predecible y más seguro", dijo el presidente de Brasil.

     El gobierno brasileño recaudará en total 3.700 millones de reales (US$1.175 millones) con la concesión de los cuatro aeropuertos.

     Los grupos ganadores pagarán en un inicio el 25% del valor mínimo de la concesión, además la oferta receptiva, para un total de 1.400 millones de reales.

     Los plazos de los contratos para la concesión de las terminales es de 30 años, excepto el aeropuerto de Porto Alegre, que es de 25 años.

     Los contratos se pueden extender por otros cinco años.

     Los aeropuertos de Fortaleza y Porto Alegre serán operados por la empresa Fraport AG Frankfurt Airport Services Group, de origen alemán.

     El de Salvador se quedó con la francesa Vinci aeropuertos y el de Florianópolis con el grupo AG, del aeropuerto internacional de Zúrich, Suiza.

     Las tres empresas tienen experiencia en la administración de aeropuertos en varios países.

     El Ministro de Transporte, Puertos y Aviación Civil, Mauricio Quintella, destacó la importancia de la aviación en la integración nacional y el desarrollo del turismo y destacó que la ceremonia celebrada este jueves es una "prueba de que Brasil es un lugar rentable y seguro para las inversiones".

     Quintella recordó que  para estos nuevos contratos se tuvo que rediseñar el modelo anterior de concesiones, que no era sostenible.

     Según el ministro, el gobierno estudia nuevas concesiones a la iniciativa privada.

     "Tenemos que mirar al futuro y seguir avanzando. Hemos estado estudiando nuevas concesiones para el sector de aeropuertos, conservando el modelado que salió bien y garantizar la sostenibilidad de la Infraero (empresa estatal de administración de aeropuertos), que deben ser recuperadas y preservadas", comentó.

     Los grupos ganadores tendrán que invertir 6.600 millones de reales (US$2.100 millones) en las cuatro terminales.

     Las inversiones serán en áreas como la expansión de las terminales de pasajeros, patios y estacionamientos.

     En el aeropuerto de Salvador se demanda la construcción de una nueva pista, mientras que en Florianópolis se empezará a construir una nueva terminal de pasajeros y un nuevo parking.

     Otras mejoras que por contrato deberán realizar en los cuatro aeropuertos son la revitalización y actualización de señales y del sistema de iluminación, ofrecer internet de alta velocidad, así como mejoras de baños y servicios para cambiar pañales, sistemas de aire acondicionado, escaleras y cintas transportadoras.

     Según datos del gobierno, los cuatro aeropuertos representan el 11,6% del tránsito de pasajeros aéreos en Brasil, el 12,6% de cargas y el 8,6 por ciento de los aviones de todo el tráfico aéreo brasileño.