Río de Janeiro. La Agencia Nacional de Petróleo (ANP) del Brasil anunció el descubrimiento del que sería el mayor yacimiento de hidrocarburos en aguas profundas del país, con reservas recuperables que estarían entre los 3.700 y 15.000 millones de barriles de crudo.

El campo de Libra tendría reservas ya certificadas por unos 7.900 millones de barriles, más de las mitad de los 14 millones probadas en el país en el resto de sus yacimientos.

Con esto superaría por largo el campo Tupí -que empezó a ser explotado el jueves- y convertiría a Libra en el mayor hallazgo de hidrocarburos desde 1976, cuando se descubrió en México el yacimiento de Cantarell, en el Golfo de México .

La suma de las reservas pondría a Brasil como uno de los diez países con mayores stocks en el planeta.

El nuevo yacimiento está en el llamado presal, a cerca de 183 kilómetros del litoral del estado de Río de Janeiro, en una región de la cuenca marina de Santos en la que el Atlántico tiene una profundidad de 1.964 metros. Su volúmen fue valorado por la certificadora Gaffney, Cline & Associates.

"Este hallazgo valora enormemente el patrimonio del Estado", informó la ANP, pues pertenece al patrimonio público y su explotación no ha sido otorgada en concesión a ninguna empresa.

Según la reglamentación específica para el presal, la explotación será concedida al mejor postor en una subasta pública, pero la estatal Petrobras tendrá que ser el operador y poseerá participación en el proyecto.

"Hasta el momento, la profundidad alcanzada en el pozo en Libra es de 5.410 metros, con 22 metros perforados en el presal. La profundidad final prevista, de cerca de 6.500 metros, se calcula que será alcanzada a comienzos de diciembre", calculó el ANP.