Río de Janeiro. Brasil, mayor productor mundial de café, recogerá en 2015 una cosecha de 44,11 a 46,61 millones de sacos de 60 kilogramos de este grano, una cifra similar a la del año pasado, informó hoy una fuente oficial.

Los cálculos más positivos supondrían un aumento de la producción del 2,8% y los más negativos, una caída del 2,7% con respecto a la cosecha de 45,34 millones de sacos registrada en 2014, según la primera previsión de la Compañía Nacional de Abastecimiento (Conab).

El café tiene un ciclo bienal, lo que significa que se alternan las cosechas buenas y malas, pero debido a la sequía que se prolonga desde el año pasado, los cafetales brasileños han encadenado dos años de descensos en la producción.

La variedad arábica, la de mayor calidad y que representa un 71,1% de la producción, tendrá un crecimiento del 0,6% al 6,5%, según la Conab.

En cambio, la variedad robusta, que se cultiva principalmente en el estado de Espírito Santo (sureste), registrará una caída de la producción del 6,3% al 8,8% debido a la sequía de los últimos meses y al frío intenso ocurrido durante la época de floración, factores que merman la productividad.

El área de cultivo en todo Brasil registrará un leve descenso del 0,6% con respecto a la última cosecha y se situará en 1,94 millones de hectáreas.

El lunes el Consejo de Exportadores de Café (CeCafé) informó de que las exportaciones de café subieron un 14,7% en 2014 y se situaron en la cifra récord de 36,3 millones de sacos.

Los ingresos por las ventas internacionales subieron un 26% y los exportadores facturaron US$6.576 millones en el año, según el balance de CeCafé.