Montevideo. El gobierno uruguayo obtuvo este miércoles el respaldo “político” y “económico” del mayor aliado estratégico de la región –Brasil– para construir el puerto de aguas profundas en Rocha, una de las principales obras de infraestructura que impulsa la administración del presidente uruguayo José Mujica.

El ministro de Industria brasileño, Fernando Pimentel, dijo ayer a la prensa tras reunirse con una delegación del Poder Ejecutivo que su gobierno “apoyará” la concreción de esta obra, porque se trata de un proyecto “estratégico” para la región y se comprometió a brindar cooperación técnica y financiera para impulsar el mismo.

En diálogo con El Observador, Mujica se mostró complacido por el respaldo explícito del gobierno brasileño en esta iniciativa, ya que la génesis del proyecto incluía la participación de los países de la región como Brasil.

“Brasil fue pionero en plantear la idea de la hidrovía porque tenía la intensión de unir el puerto de Cáceres (en el Río Paraguay) para transportar minerales y granos por el Atlántico”, recordó.

Dijo que el gobierno reconoce “este gesto de Brasil”, porque “ellos pueden tener un interés positivo” que le “ayudará” a reducir sus costos de transporte. Según el presidente, el puerto de aguas profundas en Rocha no es visto por Brasil como una “competencia” de la terminal que este país tiene en Río Grande do Sul, sino como un proyecto “complementario” para impulsar el transporte marítimo de este puerto que hoy está saturado.

El Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (Bndes) comenzará a trabajar en breve con el equipo que encabeza el asesor de Presidencia en obras de infraestructura, Pedro Buonomo para coordinar la cooperación.

Precisamente, ese jerarca dijo que contar con el apoyo de un socio estratégico como Brasil es “muy importante”. “De esa manera es mucho más fácil encontrar sinergias para llevar adelante estos proyectos”, destacó.

En tanto, Pimentel anunció que su gobierno invitará a empresas privadas brasileñas que tienen experiencia en esa materia para que participen de los primeros estudios y las consultas públicas que hará Uruguay. Las compañías referidas están trabajando actualmente en algunos proyectos portuarios de El Caribe, acotó Mujica.

Por otro lado, el ministro de Industria de Brasil dijo que su gobierno va a traer un equipo técnico del Banco Nacional de Desarrollo Económico (Bndes) para que pueda ayudar a los “compañeros uruguayos en la ingeniería financiera de este proyecto”.

“Si habrá financiamiento o no, será otra etapa que vamos a ver dependiendo de la forma en cómo el gobierno uruguayo diseñe esta obra que está en proceso”, explicó. El Bndes tiene por política financiar a empresas brasileñas de distintos ramas industriales. “Este es un proyecto integrador para la región y Brasil tiene interés en que el mismo se viabilice”, culminó Pimentel.

Buonomo informó ayer al portal de Presidencia que el Poder Ejecutivo está interactuando con los privados interesados en el proceso de “data room” antes de lanzar la convocatoria pública del llamado. El funcionario adelantó que seguramente antes de fin de año se presentará el llamado competitivo en el marco de la ley de Participación Publico-Privada (PPP).

“El data room que estamos realizando ha tenido muy buena recepción, seguimos recibiendo interesados, tenemos que definir un diseño adecuado pero somos optimistas”, destacó Buonomo.

Empresas constructoras, financistas, consultores, operadores de Corea del Sur, Japón, Brasil y España, entre otros países, han mostrado interés por este proceso de consulta.

Acuerdo naval

Por otra parte, los gobiernos de Brasil y Uruguay alcanzaron ayer en la reunión bilateral un acuerdo de complementación productiva para la industria naval.

El mismo estará operativo en marzo de 2013 y le permitirá a la industria uruguaya ingresar como parte de la fabricación nacional brasileña.

El director de Industrias, Sebastián Torres, explicó este domingo a El Observador que esto le permitirá a las industrias uruguayas que fabrican remolcadores, barcazas y navipartes acceder a las líneas de financiamiento que ofrece el gobierno brasileño para desarrollar este sector.

En tanto, el ministro de Industria, Roberto Kreimerman, aseguró que Brasil introducirá una serie de cambios en su legislación en octubre que permitirán considerar a la producción uruguaya como fabricación nacional de Brasil.