Las costas brasileñas se vuelven atractivas y no precisamente por turismo. Las tasas de crecimiento que ha experimentado el sector aeronáutico alcanzan el 10% al año y tienen un potencial de expansión que hace que los fabricantes de yates deseen instalarse ahí.

Con la crisis financiera, los principales mercados de fabricantes de barcos (Europa y Estados Unidos), las ventas se desplomaron. El mercado brasileño, sin embargo, siguió en alza, con una clase media que no deja de crecer, según publica el portal Exame.

El año pasado las ventas de barcos sólo en Brasil, consiguieron US$50 millones, un crecimiento de 20% con respecto a 2006. En ese mismo periodo, los importados, se dispararon de US$13 millones a US$80 millones, lo que da señales de que este sector tiene por donde crecer.

“El momento es perfecto, dijo Luca Morando, Ceo en Brasil de la italiana Azimut, que anunció inversiones de 200 millones de reales (US$119,9 millones) para los próximos cinco años.

Ellos no quieren quedar fuera de ese mercado, dijo Eduardo Colunna, presidente de la Asociación de los Constructores de Barcos.