Río de Janeiro. Brasil dejará de importar petróleo diésel en 2017, cuando comience la producción en una nueva refinería en el estado de Ceará, dijo este miércoles un ejecutivo de la estatal Petróleo Brasileiro SA (Petrobras).

La nueva refinería de crudo Premium II, una de las más grandes del mundo con una capacidad de producción de 300.000 barriles diarios, permitirá que Brasil sea autosuficiente en materia en petróleo diésel, dijo Mario Tavares, gerente general de la refinería, durante una ceremonia para marcar el inicio de la construcción en el sitio.

Dado que la demanda interna por combustibles crece a cerca de un 4,1% anual, Petrobras está construyendo una serie de refinerías para cumplir con la demanda así como también para desarrollar un mercado exportador para derivados de crudo y añadir valor a los productos de la empresa, dijo el mes pasado el director de abastecimiento de la compañía, Paulo Roberto Costa.