El gobierno brasileño realizó una subasta para la distribución de 4.979,8 megavatios (MW) de energía contratada en un plazo de 5 años, que comenzarán a abastecer el mercado en 2019.

La Agencia Nacional de Energía Eléctrica (Aneel) aprobó 51 de los 821 proyectos de plantas generadoras de energías habilitados para la subasta, siendo 36 de ellos eólicas, 12 termoeléctricas y tres pequeñas centrales hidroeléctricas.

El precio medio de la energía finalizó con un precio medio del megavatio-hora (Mwh) de 196,11 reales (78 dólares), según los resultados de la subasta, celebrada por la Cámara de Comercialización de Energía Eléctrica (CCEE).

El importe total de los contratos de compra de energía asciende a 114.500 millones de reales, el mayor volumen registrado en una subasta de energía nueva, según la CCEE.

La baja del 1,72% en el precio medio final respecto al inicial en la subasta supondrá un ahorro de 2.000 millones de reales (unos US$800 millones) a los consumidores brasileños.

Los contratos para el suministro de energía serán de entre 20 y 30 años, dependiendo de la fuente de energía. Las centrales termoeléctricas se llevaron 4.009,9 MW del total de energía contratada.

Brasil acabó 2013 con una potencia de generación eléctrica de 126.700 MW, siendo el 63,98% de ella procedente de centrales hidroeléctricas, según datos de la ANEEL.