Sao Paulo. Los trabajadores metalúrgicos de una fábrica de General Motors en Brasil decidieron este martes ir a la huelga en demanda de un incremento salarial de 17,45%, en momentos en que el sector está disminuyendo su producción por un alza de los inventarios.

Trabajadores de la planta en el estado de Sao Paulo piden un incremento real de la paga de 9,4%, sobre su cálculo de la inflación.

Según el índice oficial, IPCA, los precios subieron 7,2% en los doce meses a agosto.

La compañía ha ofrecido un incremento real del salario de 2%, según el sindicato de Trabajadores Metalúrgicos de Sao Jose dos Campos.

GM no quiso comentar sobre las negociaciones con los trabajadores en la fábrica, una de las seis de la empresa en Brasil.

El mercado del trabajo en Brasil sigue siendo ajustado pese a que la economía se ha frenado tras el fuerte crecimiento de 7,5% del 2010.