El pujante sector minero de Brasil crecerá más del triple la producción de mineral de hierro, cobre y oro para el 2030, pero debería aumentar el procesamiento local y tener cautela respecto de una excesiva dependencia en China, según un plan del gobierno divulgado este martes.

El plan a 20 años, que prevé inversiones de alrededor de US$270.000 millones durante los próximos 20 años, destaca la preocupación de que Brasil no está creando suficientes empleos y está sujeto a los caprichos de China.

"Está claro que hay una necesidad de cambio en la administración de nuestros recursos minerales", dijo el ministro de Minas y Energía, Edison Lobao, durante el lanzamiento del plan en Brasilia.

Brasil está entrando en la fase de "especialización reversa", o mayores exportaciones de minerales crudos, sin procesar, con una proporción aún menor recibiendo procesamiento local antes del embarque, según el documento.

El documento no mencionó requerimientos específicos o incentivos para compañías que añadan valor a sus productos antes de exportarlos, pero proyecta inversiones de alrededor de US$170.000 millones en transformación de minerales para el 2030.

El plan es la primera actualización de la estrategia de Brasil para su sector minero desde 1994.

La iniciativa tiene lugar en momentos en que el Gobierno prepara una reforma de las leyes del sector, que también podría incluir un aumento en las regalías mineras, ante el alza global de los precios de los minerales.

Líderes del gobierno han presionado en años recientes a las empresas mineras, particularmente al gigante minero Vale, para que agreguen más valor a sus minerales antes de exportarlos, mediante la inversión en instalaciones como plantas siderúrgicas.

Factor China.  El documento también subrayó una "preocupante" dependencia en el mayor socio comercial de Brasil, China, al agregar que debería intentar ampliar su base de clientes para reducir su exposición a un declive económico en el gigante asiático.

"A largo plazo, el mercado para los bienes minerales está sujeto a oscilaciones, ocasionalmente abruptas, en el ciclo de negocios. Eso remarca la necesidad de diversificar tanto la producción como los mercados, especialmente en el caso del mineral de hierro", afirmó.

Las importaciones de mineral de hierro de China en el 2010 fueron valoradas en US$12.200 millones, frente a las exportaciones totales de mineral de hierro de Brasil, valoradas en US$29.000 millones para ese año.

El alto costo de la energía de Brasil podría reducir la competitividad en la producción de aluminio, que requiere grandes cantidades de electricidad, y eventualmente forzará a la nación a depender de las importaciones, dijo el informe.

Paulo Camillo Penna, director de la asociación de la industria minera de Brasil, Ibram, afirmó que el plan era un buen punto de partida, pero que Brasil necesita enfocarse en la mejora de la infraestructura, en rebajar los impuestos y entrenar a trabajadores para la industria.

A continuación, una tabla de previsiones de producción en millones de toneladas métricas para los principales productos minerales de Brasil, según el Plan Nacional de Minería.