Brasilia/Nueva York. Brasil vendió US$750 milloness en bonos a 10 años, dijo este jueves el Tesoro, aprovechando un fuerte apetito del inversor y los actuales bajos rendimientos del mercado.

El precio de emisión de 98,978 tuvo un rendimiento de 5% y un cupón de 4,875%. El diferencial frente a los bonos del Tesoro de Estados Unidos es de 115,6 puntos básicos.

El monto del acuerdo, no obstante, fue inferior a los US$1.000 millones que fuentes del mercado esperaban aunque el rendimiento, que igualó la guía de precios anterior, fue considerado costoso por una gerente de fondos para un crédito cuya calificación es sólo de grado de inversión.

"El rendimiento fue de 5%. Un bono a 10 años, con 116 puntos base sobre los bonos del Tesoro estadounidense, para el que actualmente es un crédito de BBB-," dijo Luz Padilla, gerente de portafolio de deuda de mercado emergente de DoubleLine.

"No me sorprendería si este crédito fuera elevado en al menos un escalón, pero el rendimiento ya parece estar valorándose con ese aumento en la calificación."

En contraste, Padilla dijo que el rendimiento está casi alrededor del de lo que el crédito corporativo estadounidense BBB- está operando.

"¿Hay beneficio adicional por tener deuda corporativa brasileña frente a deuda corporativa estadounidense?," dijo

La calificación de crédito de Brasil es de un escalón por sobre el estatus "basura" a BBB- tanto por Standard & Poor's y Fitch Ratings y de Baa3 por Moody's Investors Service.

Citigroup Inc y JPMorgan Chase & Co fueron los agentes colocadores del acuerdo, que vence el 22 de enero del 2021.

Una fuente de mercado dijo que el monto del libro de órdenes era de alrededor de US$2.000 millones.

La última vez que el gobierno llegó a los mercados internacionales fue en diciembre, con la venta de US$525 millones en bonos 2019, que tenían un precio para rendir 4,75%.

La deuda 2019 se tambaleó a comienzos de año por la preocupación provocada por el déficit de presupuesto en Grecia, elevando los rendimientos a 5,307% a finales de enero.

Pero desde entonces, un alza ha llevado a los rendimientos a caer drásticamente para operar a 4,644% este jueves, según información de Thomson Reuters.

Los inversores han estado ansiosos por nuevos acuerdos ya que la falta de emisión ha llevado a un aumento en los precios y a un declive en los rendimientos.

El secretario del Tesoro brasileño, Arno Augustin, lo admitió cuando develó planes de vender bonos globales hace cerca de dos semanas, diciendo que el país se beneficiaría de la baja en los rendimientos.

Los diferenciales de rendimiento de los bonos en el exterior del gobierno brasileño sobre los bonos comparables del Tesoro estadounidense, medidos en el índice de JPMorgan EMBI+, han caído drásticamente en los últimos meses, subrayando el incremento en el apetito por los bonos del país.

El índice mostró que los diferenciales de los bonos del país se hundieron en 73 puntos base desde que tocaron un punto máximo a comienzos de febrero a cerca de 167 el jueves.

La venta del bono global 2021 se realizó en los mercados de Norteamérica, Europa y en Asia, dijo el Tesoro.