Los centros comerciales brasileños deberían registrar un crecimiento de sus ventas del 10% al 12% en 2012, según las estimaciones difundidas este lunes por Alshop, entidad que representa a las firmas del sector en el país.

"Tendremos un buen desempeño, manteniendo el crecimiento", dijo el presidente de Alshop, Nabil Sahyoun, advirtiendo de que el primer trimestre tiende a ser "el peor del año" para el sector minorista.

En los primeros meses del año, los consumidores deben pagar varios impuestos, como el grava la propiedad de automotores. Además, muchos compran a crédito durante el periodo navideño y deben afrontar esa deuda, reduciendo la posibilidad de nuevos gastos.

La proyección para el 2012 está en línea con el crecimiento nominal de las ventas en los centros comerciales de este año respecto al 2010, del 12% a 104.100 millones de reales.

El resultado del 2011 superó la previsión de Alshop de un crecimiento de las ventas de entre 9% y 11%, pero estuvo por debajo del crecimiento nominal registrado el año pasado, del 16,3%.

En términos reales, descontada la inflación, el sector debería registrar ventas 11,1% mayores este año, contra un crecimiento del 14,6% en 2010 sobre la misma base.

Alshop imita al modelo estadounidense y clasifica como centros comerciales a emprendimientos menores, a partir de diez tiendas. De acuerdo a esa clasificación existen 802 emprendimientos operando en Brasil, y antes del 2014 se inaugurarán otros 113, con una inversión de 5.100 millones de reales.

Según la Asociación Brasileña de Shopping Centers (Abrasce), en el país están operando 421 centros comerciales. Esta entidad estima una facturación de 97.400 millones de reales para el sector este año, lo que representaría un aumento anual del 12%.