Río de Janeiro. El estatal banco brasileño de desarrollo Bndes financiará la construcción de una hidroeléctrica en Ecuador, una señal de mejora en las relaciones con el gobierno del presidente Rafael Correa tras una disputa en el 2008 sobre otro proyecto energético.

El Bndes aprobó un préstamo de US$90,2 millones para la construcción de la hidroeléctrica de Manduriacu de 60 megavatios en el norte de Ecuador, dijo este lunes un portavoz del banco estatal de desarrollo brasileño.

El crédito marca el regreso a Ecuador de Odebrecht, el gigante brasileño de la construcción presente en varios países de América Latina, que había sido expulsado del país cuatro años atrás.

Correa expulsó a Odebrecht alegando desperfectos en la construcción de otra hidroeléctrica en el río San Francisco.

El presidente ecuatoriano demandó a la constructora brasileña ante un tribunal internacional para frenar el desembolso de un crédito de US$243 millones del Bndes para ese proyecto. Pero Ecuador perdió el caso.

El Bndes suele financiar las obras de Odebrecht y otras constructoras brasileñas en América Latina.

Desde entonces, el Bndes no había aprobado nuevos préstamos para proyectos en Ecuador, aunque el país ha estado pagando puntualmente sus deudas con el banco brasileño.

El Bndes suele financiar las obras de Odebrecht y otras constructoras brasileñas en América Latina.