La Paz. El viceministro de Defensa Social de Bolivia, Felipe Cáceres, informó sobre los aportes económicos de los gobiernos de Estados Unidos y Brasil sobre el control para las mediciones locales de cocales, un programa que pretende controlar el narcotráfico.

“(La ayuda) de Estados Unidos está bordeando los US$250.000 específicamente en este proyecto y Brasil está bordeando los US$100.000. Por supuesto en este tema participa la ONUDD; la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito está como observador, puesto que, por supuesto, los datos estadísticos que maneja el Gobierno nacional son responsables y son verídicos. Qué mejor que otros países participen para corroborar el trabajo, la eficiencia y transparencia que lleva el Gobierno nacional con respecto a la lucha contra el narcotráfico”, declaró Cáceres, tras el acto de la ONUDD que tuvo lugar en la ciudad de La Paz.

El anunció fue realizado dentro de la entrega de los Planes Municipales de Ordenamiento Territorial para nueve municipios de los Yungas de La Paz, elaborado por la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDD), a través del proyecto BOL/F57 “Sistema de Manejo del Uso del Suelo y Monitoreo de los Yungas de La Paz y en el Trópico de Cochabamba”.

Inicial. El Viceministro de Defensa Social aseguró que la suscripción y vigencia de este acuerdo trilateral es primario, con miras a apoyar la lucha antidrogas que se lleva adelante en Bolivia.

“(El acuerdo) es inicial, específicamente en el proyecto piloto que estamos llevando en el tema de la reducción de coca ilegal en el país. Por supuesto en el convenio hay una apertura de que en el futuro tenemos que seguir fortaleciendo con mayor cooperación”, aseveró la autoridad.

Cáceres aseguró que la ayuda del Gobierno de Estados Unidos a Bolivia se limita a cooperación, apoyo logístico y ayuda económica. Aseguró que no hay personal estadounidense en las áreas de erradicación e interdicción al narcotráfico.

También especificó que la ayuda económica estadounidense estará dirigida a la compra de equipos satelitales que permitirán medir cada día la cantidad de cocales existentes en el país y los erradicados. Añadió que actualmente se realiza este trabajo de manera manual, ya que los soldados deben medir con “winchas” la extensión de cultivos de coca destruidos.

Añadió que Brasil, dentro de este acuerdo trilateral, se compromete a instruir a técnicos bolivianos para que tengan a su cargo el manejo de la base de datos sobre la cantidad de coca ilegal y excedentaria existente.

Cáceres expresó su confianza de que a finales del mes de mayo lleguen los aviones K-8 de fabricación china, aeronaves que permitirán tener un control sobre el espacio aéreo boliviano. Además, indicó que ese trabajo estará apoyado por los aviones no tripulados de Brasil, todo en el marco de controlar el sobrevuelo de aeronaves que serían utilizadas para el tráfico de cocaína a territorios brasileño y paraguayo, especialmente.

Al referirse a los acuerdos antidrogas de Bolivia con los países vecinos, indicó que en los próximos meses se tiene prevista una reunión trilateral en Corumbá, en la que participarán representantes del Gobierno nacional y de Brasil y Perú, también con el objetivo de coordinar acciones encaminadas a la lucha contra el narcotráfico.

Producción de coca en Bolivia. El último informe de la ONU respecto a los cultivos de coca en Bolivia, del 2010, indica que hay 30.900 hectáreas.

El año pasado, el Gobierno informó que se erradicaron 8.200 hectáreas, récord para el Ejecutivo.