Cancún, México. Brasil y Gran Bretaña discuten formas de superar el estancamiento en las conversaciones sobre el futuro del Protocolo de Kyoto, el cual permitirá la aprobación de al menos un conjunto modesto de medidas para combatir el calentamiento global en el marco de la conferencia en curso de las Naciones Unidas en Cancún.

El ministro de Relaciones Exteriores de México Patricia Espinosa dijo que le pidió los otros pares de países desarrollados y en desarrollo - entre ellos Suecia y Granada, o Australia y Bangladesh - buscar soluciones a otras cuestiones de menor importancia en la conferencia, que se extiende desde el 29 de noviembre al 10 de diciembre.

"Hay condiciones para lograr un paquete integral y equilibrado de decisiones", dijo a los delegados de casi 200 países se reunieron en Cancún. "Sin embargo, el resultado positivo que exigen nuestras sociedades aún no ha concluido."

No se espera que los resultados de la conferencia de Cancún en un nuevo tratado climático sean vinculante para todos los países. La búsqueda es para la creación de mecanismos de ayuda financiera y tecnológica a los países pobres para las acciones relacionadas con el cambio climático.

En la propuesta de trabajo en parejas, será la disputa de Brasil y Gran Bretaña la más complicada, ya que pasa por la ampliación del Protocolo de Kyoto. Este tratado, que expira en 2012, requiere alrededor de 40 países desarrollados reduzcan sus emisiones de gases de efecto invernadero.

Japón, Rusia y Canadá, entre otros, se niegan a prorrogar la validez del tratado si no se incluyen los requisitos para las grandes economías emergentes como China e India.

Las naciones en desarrollo, a su vez, argumentan que los países ricos se han beneficiado más las emisiones de gases de efecto invernadero desde la Revolución Industrial, y la extensión del Protocolo de Kioto no debe estar sujeta a la adhesión de los países más pobres.

Espinosa dijo que Suecia y Granada tratará de desarrollar las metas mundiales a largo plazo para reducir el ritmo del cambio climático, mientras que España y Argelia, discutir temas de ayuda para la adaptación climática en los países pobres.

Australia y Bangladesh trabajar en el tema de las finanzas y la tecnología, mientras que Nueva Zelanda e Indonesia serán otras cuestiones relativas al control de las emisiones de gases de efecto invernadero.

"Esto nos da una buena base desde la que trabajar", dijo a la reunión, el Comisario (ministro) de la Unión Europea a las cuestiones climáticas,