Sao Paulo. La Companhia Energética de Minas Gerais (Cemig) está interesada en los activos de Ampla Energia y de EDP en Brasil, dijo el jueves su presidente ejecutivo, Djalma Bastos.

En las últimas semanas ha aumentado la especulación respecto a que Cemig, que aumentó su participación en su rival Light este año, compre el control de Ampla. Algunos analistas han dicho que Cemig, con sede en Belo Horizonte, también podría comprar algunos activos de propiedad de Energias do Brasil, controlada por la portuguesa EDP.

Ampla y Cemig "podrían generar todo tipo de sinergias", dijo Bastos. Analistas afirman que el sector de distribución de energía necesita consolidarse para lidiar con crecientes presiones gubernamentales y reducir precios.

A diferencia de la generación y transmisión de energía, donde 80% y 88% de las compañías son administradas por el Estado, respectivamente, la distribución de la energía en Brasil es dominada en 68% por firmas privadas.

Si Cemig no logra llegar a acuerdo con Ampla, la empresa podría buscar formar una compañía conjunta, dijo Bastos, sin entrar en detalles. Ampla, que es controlada por la española Endesa,  opera en el estado de Río de Janeiro, el tercero más poblado de Brasil, sirve a 2,2 millones de consumidores.

El periódico local O Estado de S. Paulo publicó el 12 de noviembre del 2009 que Endesa no tiene intenciones de vender ninguno de sus activos en Brasil.

Cemig está formada por 49 unidades y 10 consorcios de todo el sector. La compañía pasó de ser un servicio regional a un actor nacional con el apoyo del gobierno estatal de Minas Gerais.

Las acciones de Cemig cayeron 1,13% el jueves en la Bolsa de Valores de Sao Paulo, a 29,66 reales, mientras que los papeles de Ampla se despeñaron 3,14%, a 1,85 reales por unidad.