Sao Paulo. La eléctrica estatal brasileña Centrais Elétricas Brasileiras SA confía en finalizar de forma exitosa un programa de venta de activos que busca reducir su endeudamiento, dijo este miércoles el presidente ejecutivo Wilson Ferreira Junior.

Eletrobras deberá divulgar en los próximos días las condiciones de venta de sus seis distribuidoras de electricidad que operan en el norte y nordeste del país y se prevé que la privatización de esas subsidiarias se completará hacia el final del primer trimestre de 2018.

Eletrobras espera que el EBITDA, un indicador de las ganancias operacionales, aumente en 1.100 millones de reales (US$347,55 millones) luego de que se complete la privatización de unas deficitarias unidades de distribución en el norte y noreste del país.

La compañía puede reducir la relación de deuda neta/EBITDA a 3,3 a fines del 2017, en comparación con el 4,7 que registraba en junio, y el ratio podría caer a 2,4 en 2018, dijo Ferreira Jr.

El gobierno federal divulgó a finales de agosto que pretende privatizar a Eletrobras en su conjunto, pero la compañía pretende concluir antes la venta de las distribuidoras, un plan anterior que ya estaba en marcha en la compañía.