Sao Paulo.  El fabricante brasileño de aeronaves Embraer SA prevé un incremento de la ganancia operacional este año, pese a una caída de hasta un 10% en las entregas de aviones comerciales, mientras se concentra en controles de costos tras un difícil 2016.

Embraer proyecta ingresos netos este año de entre US$5.700 millones y de US$6.100 millones, menos que los US$6.200 millones de 2016, según un comunicado presentado al regulador el jueves.

No obstante, la empresa estima ganancias antes de intereses e impuestos (EBIT) en 2017 de entre US$450 millones y US$550 millones, una fuerte alza frente a los US$206 millones del año pasado.

El EBITDA, una medición de ganancia operacional que también descuenta la depreciación y la amortización, aumentó en más del doble a US$379 millones en el trimestre, superando el pronóstico promedio de US$260 millones.

El tercer fabricante de aeronaves más grande del mundo registró onerosas provisiones el año pasado para resolver una investigación por corrupción de seis años y pagar por salidas voluntarias de empleados.

En tanto, la ganancia trimestral de Embraer subió un 76 por ciento interanual en el cuarto trimestre, a US$195 millones, más que los US$132 millones arrojados por el promedio de las estimaciones de analistas, según datos de Thomson Reuters.

El EBIT se cuadruplicó, a US$277 millones, respecto al año previo, cuando Embraer anotó una provisión de 101 millones de dólares debido a un pedido de protección por bancarrota de Republic Airways.

Embraer transfirió pedidos por 24 aviones E175 desde Republic a United Airlines en noviembre.

El EBITDA, una medición de ganancia operacional que también descuenta la depreciación y la amortización, aumentó en más del doble a US$379 millones en el trimestre, superando el pronóstico promedio de US$260 millones.

Las acciones de Embraer acumulan un avance de 17% este año tras desplomarse un 47% en 2016, cuando la fortaleza del real brasileño redujo la rentabilidad de su negocio enfocado en las exportaciones.