Sao Paulo. El productor brasileño de carne JBS SA dijo el lunes que quiere designar al director general de finanzas de su empresa conjunta italiana, Inalca JBS SpA, para asegurar el control de la contabilidad de la compañía, pero que la decisión ha sido "bloqueada" por sus socios, el italiano Gruppo Cremonini SpA.

En diciembre de 2007, JBS alcanzó un acuerdo en el que pagó a Cremonini 225 millones de euros (US$286 millones) por el 50% de Inalca, filial procesadora de carne de Cremonini, pero desde entonces las empresas han estado enfrentadas.

El presidente ejecutivo de JBS, Joesley Batista, dijo que JBS ha nombrado a cuatro directores de finanzas desde 2007 para que trabajen en la empresa conjunta italiana -tres de los cuales fueron rechazados por Gruppo Cremonini y uno fue despedido. "No sabemos por qué bloquean a nuestro hombre", dijo Batista el lunes a analistas durante una conferencia telefónica.

Batista dijo además que JBS quiere el control de los procesos contables y de auditoría de la empresa conjunta después que las ganancias se duplicaran entre 2009 y 2010 sin una explicación clara. "No estamos acostumbrados a este tipo de juego", sostuvo Batista.

En tanto, dos directores ejecutivos de la compañía conjunta Inalca presentaron el sábado una demanda civil contra Batista y otra persona, según un comunicado de Inalca.

La demanda presentada por Paolo Boni y Luigi Pio Scordamaglia se refiere a una serie de comunicaciones hecha supuestamente a bancos en Módena que podrían perjudicar la imagen de la empresa conjunta y de su gerencia, señala el comunicado.