Buenos Aires. El grupo cárnico brasileño JBS podría desprenderse de tres de los frigoríficos que posee en Argentina, informó este sábado una fuente cercana al tema, en momentos en que el sector atraviesa dificultades por la escasez de rodeo vacuno.

La fuente, que prefirió no ser identificada, señaló que el anuncio fue realizado por el controvertido secretario de Comercio Interior Guillermo Moreno, durante una reunión que mantuvo el viernes con directivos de los principales frigoríficos del país.

Un portavoz del grupo JBS, que controla a la firma local Swift, entre otras, prefirió no realizar comentarios ante la consulta de Reuters.

Medios de Argentina -uno de los principales actores en el mercado mundial de la carne- dijeron que Moreno, el encargado oficial de controlar los precios domésticos, pretende que en la gestión de los frigoríficos participen los trabajadores.

Empresarios y opositores acusan habitualmente al secretario de emplear la coacción para lograr que las firmas no suban sus precios de venta al público o que obedezcan sus pedidos.

Actualmente las plantas que podrían ser vendidas -situadas en las localidades de Pontevedra, Berazategui y San José- están trabajando de forma parcial ante la reducción del rodeo vacuno, que provocó un alza en el precio de la hacienda y llevó al Gobierno a limitar las exportaciones.

Diversos frigoríficos atraviesan dificultades por la caída en la faena y el Gobierno se vio obligado a otorgar subsidios a muchos trabajadores suspendidos.

Los productores rurales acusan a las reiteradas intervenciones oficiales en el mercado de la carne por la falta de inversión que provocó la caída en el rodeo. Las prolongadas sequías que el país vivió en los últimos años también fueron muy perjudiciales para el sector.