La brasileña Pão de Açúcar  se transformó en el retail con mayores ventas en América Latina entre los meses de junio de 2009 y mayo de 2010, desplazando del primer lugar a la chilena Cencosud, que detentó la primera ubicación en igual período entre 2008 y 2009.

La medición, del estudio Global Powers of Retailing de la consultora Deloitte y que mide a las 250 empresas de retail del mundo que más venden, fue realizada en el año fiscal 2009 de EE.UU.

Dicho estudio estableció que el grupo brasileño Pão de Açúcar  obtuvo ventas anuales entre junio de 2009 y mayo de 2010 por US$11.819 millones, mientras Cencosud totalizó US$9.143 millones. En el tercer puesto figuró la también brasileña Casas Bahía (US$6.608 millones), seguida de la mexicana Soriana (US$6.586 millones) y la chilena Falabella (US$5.644 millones).

El informe de Deloitte, en conjunto con Stores Media, revela que el esfuerzo hecho por muchas empresas para cortar gastos y ajustar sus niveles de inventario ha dado sus frutos, con un beneficio neto en los 250 mayores minoristas, aumentando de 2.4% en 2008 a 3.1% en 2009.

Dentro del top ten de retailers latinoamericanos, también figuraron, de acuerdo al mismo estudio, Lojas Americanas, Comercial Mexicana, Femsa Comercio y Comercial Chedraui. Cierra el grupo El Puerto de Liverpool, retailer de México.

A nivel mundial, el mayor retailer fue la estadounidense Wal-Mart, con ventas por US$408.214 millones, escoltada por la francesa Carrefour (US$121.861 millones).

En ese marco, Grupo Pão de Açúcar ocupó el 75° puesto en el escalafón internacional y Cencosud el 90°. Casas Bahía fue 131°, Soriana 132° y Falabella 150°.

Respecto a las ventas totales de retail en el mundo, Estados Unidos representa el 33,6% del mercado, Europa el 18% y Japón el 12,8%. América Latina ocupa el 4%.

Numerosas caídas en ránking global. Más de un tercio de los 250 minoristas más grandes sufrieron una caída en sus ventas durante el año fiscal 2009 (desde junio de 2009 hasta junio de 2010), mientras la caída de la economía mundial llevaba a un comportamiento de los consumidores cada vez más cuidadoso y a una disminución del crédito disponible.

Sin embargo, el informe de Deloitte, en conjunto con Stores Media, revela que el esfuerzo hecho por muchas empresas para cortar gastos y ajustar sus niveles de inventario ha dado sus frutos, con un beneficio neto en los 250 mayores minoristas, aumentando de 2.4% en 2008 a 3.1% en 2009.

Mientras que un tercio, aproximadamente, de los 188 minoristas que divulgaron sus resultados finales vieron bajar sus ganancias netas en 2009, esto muestra una mejora significativa en comparación con el 2008 cuando dos tercios tuvieron una caída en sus ganancias.

En 2009, solamente 13 empresas operaron con pérdida, lo que representa menos de la mitad del número de empresas no rentables en 2008. La rentabilidad mejoró en cada uno de los sectores por producto, con los minoristas de la moda mostrando un rendimiento particularmente fuerte, aumentando su margen de ganancias de 4.1% a 7.6%, en contraste con un crecimiento en las ventas de tan sólo 0.7%.

Incluso los resultados finales para el sector de Bienes de Consumo de Rápida Movilidad, históricamente con bajo margen, mejoró, aumentando de 0.3% de año en año.

Cada una de las regiones tuvieron una caída en el crecimiento de las ventas pero todas ellas mostraron un crecimiento en la rentabilidad. El mayor aumento fue en América Latina, con un crecimiento de las ganancias marginales de 1.4% a 3.3%. Los minoristas en los Estados Unidos mostraron un aumento de las ganancias de un poco más de 1% a 3.4% en el año fiscal 2009, mientras que aquellos en el Reino Unido tuvieron la mayor ganancia marginal de cualquier otro país con 3.5% (por arriba de 2.5% en 2008) y, también, una de los mayores tasas de crecimiento (7.1%).

El Dr. Ira Kalish, Director de Consumer Business para Deloitte Research, parte de Deloitte Services LP en los Estados Unidos, dijo: “Estos números demuestran los esfuerzos de los minoristas alrededor del mundo para manejar los resultados finales. Un año atrás informamos una caída en las ganancias para los minoristas a medida que los consumidores redujeron e inventarios hinchados llevaron a grandes descuentos. Los minoristas actuaron con rapidez para identificar en dónde eran posibles los ahorros y están cosechando los beneficios. Va a ser más difícil para ellos seguir aumentando las ganancias a través de estas medidas y, en su lugar, van a estar esperando una recuperación económica que pueda poner el crecimiento de las ventas de nuevo en marcha”.

“Sin embargo, como empieza el 2011, los minoristas se preocupan por una demanda insuficiente en los países desarrollados y el sobrecalentamiento en los emergentes. También, se enfrentan a preocupaciones sobre la volatilidad del tipo de cambio, cambios en la política fiscal y la sustentabilidad en la recuperación en algunos mercados”, dijo.

* Con información de latercera.com y La Tercera.