Sao Paulo. La compañía petrolera estatal de Brasil, Petrobras, podría obtener más dinero por la venta de combustible local sin elevar los precios al consumidor ni presionar los índices de inflación, dijo el director ejecutivo de la empresa en una entrevista publicada este domingo.

Elevar los precios de los combustibles amenaza con reducir las ganancias de Petrobras obtenidas por las ventas en Brasil, donde los precios por la gasolina y el diesel no han cambiado desde el 2009, pese a un gran aumento en los precios del petróleo y una reciente subida del crudo provocada por los disturbios en el norte de Africa y Medio Oriente.

"El precio de la gasolina puede ser reajustado para reflejar el aumento del precio del petróleo, sin que ese costo sea traspasado al consumidor", indicó Losé Sergio Gabrielli durante una entrevista con el periódico O Globo, apuntando que varios impuestos forman una parte considerable del costo del combustible en las bombas.

Petrobras vende gasolina a distribuidores por un precio de 1 real (64 centavos de dólar) el litro, comparado con un precio promedio de venta de unos 3 reales, indicó Gabrielli.

Anteriormente, la compañía dijo en un comunicado que los impuestos representaban el 41% del precio de la gasolina para los consumidores, mientras que un tercio de esa cantidad iba a Petrobras.

Mantener fijo el costo del petróleo en momentos de alzas en los valores del crudo podría generar quejas de inversionistas.

Sin embargo, impuestos al combustible más bajos le permitirían a la compañía recibir mejores márgenes de la gasolina vendida internamente, sin elevar los precios en las gasolineras.

La medida es importante porque la inflación brasileña se acerca aceleradamente al techo establecido por el gobierno.

En los 12 meses hasta marzo, la inflación llegó a 6,3% y este año el banco central apunta a una inflación del 4,5%, más o menos 2 puntos porcentuales.

La inflación es un tema candente en Brasil, donde los votantes tienen frescos los recuerdos de la escalada de precios en las décadas de 1980 y 1990.

Aunque las autoridades han reiterado que la inflación se desacelerará en los próximos meses, algunos analistas han dicho que pronto la tasa de inflación anual podría traspasar la meta gubernamental.

Los precios del gas brasileño podrían caer por debajo de los niveles globales, destacando la oportunidad para empresas extranjeras de comprar gasolina en Brasil y vender la materia prima en el exterior, con amplias ganancias.