Río de Janeiro. La petrolera estatal brasileña Petrobras planea invertir hasta US$4.500 millones en investigación y desarrollo en los próximos cinco años, con un enfoque en el avance de tecnologías para la producción de crudo en aguas ultraprofundas.

El centro de investigación de Petrobras está trabajando con universidades brasileñas para enfrentar los desafíos técnicos de extraer el petróleo que está enterrado en las profundidades del lecho oceánico, bajo una gruesa capa de sal.

"Perforar a través de dos kilómetros de sal no es una tarea muy fácil", dijo Carlos Fraga, director ejecutivo de investigación y desarrollo de Petrobras.

"Requiere una tecnología específica. La estrategia es tener uno de los más importantes centros de investigación y desarrollo para el gas y el petróleo a nivel mundial", agregó.

Las innovaciones de las investigaciones de Petrobras incluyen el desarrollo de materiales que pueden resistir la corrosión bajo la alta presión de las aguas ultraprofundas y nuevos métodos para interpretar los datos sísmicos necesarios para la región costa afuera conocida como subsal, que Brasil espera que lo convierta en un gran exportador de crudo.

Las regulaciones del gobierno requieren que las petroleras inviertan un 1% de sus ingresos brutos de pozos de alta productividad en investigación y desarrollo.

Petrobras espera invertir entre US$800 millones y US$900 millones al año en esa área en los próximo cinco años.

Algunas empresas, como International Business Machines Corp, Schlumberger Ltd. y General Electric Co., han anunciado planes para abrir instalaciones en Brasil para desarrollar tecnología para la industria del petróleo y el gas.

Petrobras inauguró el año pasado una expansión de US$700 millones de su instalación de investigación Cenpes.

Las instalaciones de investigación de universidades en Brasil están ayudando a Petrobras a entender cómo las olas y las corrientes marítimas afectan las operaciones de plataformas flotantes que extraen petróleo debajo del mar cuando están ancladas a cientos de kilómetros de la costa.