Río de Janeiro. La petrolera estatal brasileña Petrobras anunció este lunes un acuerdo con autoridades ambientales para el pago de 100 millones de reales (unos US$30 millones) como multa por daños en la descarga de agua en el mar en la producción de crudo.

El acuerdo, firmado con el Instituto Brasileño de Medio Ambiente y de Recursos Naturales Renovables (Ibama), establece que el dinero deberá ser invertido en proyectos de conservación y biodiversidad, tanto marina como costera.

La multa se refiere a la descarga irregular de agua en la producción de 28 plataformas petroleras en la cuenca de Campos, litoral del estado de Río de Janeiro en el sureste de Brasil.

Petrobras tendrá un plazo de 2 años para que el líquido vertido en la producción de sus plataformas sea el acordado por el Consejo Nacional de Medio Ambiente.

La petrolera también deberá disponer barcos para controlar el cumplimiento de las exigencias y servicio de control aéreo en la zona de las plataformas marítimas.

Según el Ibama, el compromiso generará un mayor rigor en el control de los patrones de calidad del agua que es descargada en las plataformas petroleras.

"Representa un avance histórico para la protección ambiental, sin ninguna duda. También refleja la madurez en la relación entre Ibama y Petrobras", indicó el reporte.