Río de Janeiro. Brasil debe construir más refinerías de petróleo para evitar convertirse en un "enorme" importador de combustibles y otros productos petroleros, según la estatal Petróleo Brasileiro SA (Petrobras).

Petrobras invertirá US$78.700 millones en los próximos cuatro años en su negocio de refinación, incluida la construcción de cinco refinerías nuevas, dijo Paulo Roberto Costa, director de abastecimiento de Petrobras.

La demanda de combustibles está creciendo más rápidamente que el acelerado ritmo de la expansión económica de Brasil. En los primeros 10 meses del año, las ventas de gasolina crecieron un 18% interanual, mientras que la ventas de combustible para aviones avanzaron un 15% y las de diésel se empinaron un 10%.