Rio de Janeiro. La siderúrgica brasileña Usiminas reportó el miércoles una pérdida neta de 117 millones de reales (US$41,3 millones) en el cuarto trimestre, debido a una baja demanda de acero debido al estancamiento de la economía local y una caída de los precios del mineral de hierro.

Analistas habían pronosticado una pérdida neta trimestral de Usinas Siderúrgicas de Minas Gerais SA, como es conocida la empresa formalmente, de 118,81 millones de reales, según Thomson Reuters I/B/E/S.

La compañía debía publicar sus resultados el viernes por la mañana, pero su directorio se negó a aprobar el informe sin dar una razón para el retraso o una nueva fecha para su publicación.

No hubo información inmediata sobre si el conflicto con el directorio había sido aclarado.

Usiminas -el mayor productor brasileño de acero plano, usado predominantemente en la industria automotriz- está sufriendo con una histórica caída en las ventas de automóviles.

Las acciones de la siderúrgica subían un 3,6% a 3,73 reales en la bolsa de Sao Paulo, ya que los operadores expresaron alivio tras la divulgación de los resultados.

Un retraso en la entrega de resultados más allá de fines de marzo habría puesto a la empresa en un incumplimiento de la normativa del mercado de valores brasileño.

La pérdida neta trimestral se compara con una ganancia de 47 millones de reales en el mismo período del año anterior y refleja el deterioro de la industria siderúrgica de Brasil.

Usiminas -el mayor productor brasileño de acero plano, usado predominantemente en la industria automotriz- está sufriendo con una histórica caída en las ventas de automóviles.

Se prevé que la caída en las ventas de automóviles continuará tras hundirse un 19% en enero respecto al año anterior, de acuerdo a la asociación de concesionarias Fenabrave.

El grupo de concesionarias pronostica una caída en las ventas de automóviles por tercer año consecutivo en 2015.