Sao Paulo. La minera brasileña Vale SA dijo este lunes que venderá su participación de un 26,87% en la siderúrgica CSA a la alemana ThyssenKrupp por un valor simbólico, en medio de la campaña por concentrarse en su negocio minero en momentos en que los precios de las materias primas operan en mínimos históricos.

El anuncio de Vale confirma un reporte del viernes de Reuters sobre que el mayor productor de mineral de hierro del mundo planeaba abandonar la acería.

Al vender la planta en un monto meramente simbólico, Vale se librará de las enormes cargas de deuda relacionadas a la siderúrgica. También tendrá derecho a una parte de las ganancias de una venta futura de ThyssenKrupp durante un período determinado de tiempo, aunque no entregó detalles sobre la extensión del lapso.

La construcción de la planta CSA costó US$10.000 millones y fue el mayor proyecto de inversión extranjera de Brasil. A fines del año fiscal 2015, la empresa reportó un total de 2.600 millones de euros en pasivos.

La siderúrgica, alguna vez considerada como un modelo para la industria del acero en Brasil, vio aumentar sus costos de producción en medio de una alta inflación, la volatilidad del tipo de cambio y una profunda recesión.

La decisión se da en momentos en que Vale lidia con el impacto de la caída de los precios del mineral de hierro. Su presidente ejecutivo, Murilo Ferreira, dijo en febrero que la compañía busca vender unos US$10.000 millones en activos en el marco de su campaña por reducir su deuda.