Vivo, el mayor operador inalámbrico de Brasil, registró una ganancia neta en el segundo trimestre mayor a la esperada a medida que repuntaba su número de subscriptores y la compañía mantenía los gastos bajo control.

Vivo ganó 236 millones de reales (US$133,3 millones) durante el trimestre, frente a 181,7 millones de reales un año atrás, de acuerdo a un informe al regulador.

Este resultado fue mejor a los 217 millones de reales, en promedio, que esperaban cinco analistas en un sondeo de Reuters.

Las ventas netas aumentaron un 9,9% interanual a 4.400 millones de reales puesto que la base de suscriptores aumentó cerca de un 20% a 59,98 millones de personas.

Los gastos operativos aumentaron un 9,5% a 3.060 millones de reales, expandiéndose a un ritmo más lento que las ventas y ayudando a los resultados finales de la compañía.

Las ganancias antes de intereses, impuestos, depreciación y amortización (EBITDA), una medida de las ganancias operacionales, aumentaron a 1.340 millones de reales durante el segundo trimestre frente a 1.210 millones de reales el año anterior.